checkoutarrow
AR
Ayuda 24/7
beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements
Bienestar

Omega-3 e Inmunidad

27 Abril 2017

Ya conoce todo acerca del aceite de pescado y la salud del corazón, pero eso es solo la punta del iceberg de estas grasas saludables

Un reciente estudio mostró que las mujeres que consumen aceite de pescado durante el embarazo podrían disminuir el número de resfriados que contraen sus bebés en sus primeros años de vida. Los síntomas del resfriado aparecieron un 24 % menos entre los bebés cuyas madres tomaban ácido docosahexaenoico (DHA). Además, los síntomas desaparecieron más rápido en el grupo con el suplemento.

Estos resultados no son sorprendentes. Son tan solo una más del creciente número de pruebas que destacan los papeles esenciales que juegan en la salud humana los ácidos grasos omega-3 de cadena larga EPA y DHA.

Un enfoque celular

¿Cómo pueden mejorar los omega-3 la función inmune? A través de sus efectos en las membranas celulares, incluyendo los glóbulos blancos. Todas las células del cuerpo necesitan homeostasis, un medio interno constante. Y una membrana celular sana, la pared entre la célula interna y el exterior, es esencial. Sin esta membrana, las células pierden su capacidad para retener el agua y los nutrientes vitales, además de la habilidad para comunicarse.

Las membranas celulares se componen mayormente de ácidos grasos derivados de la dieta. Como resultado, la composición de las membranas celulares, junto con la estructura, función e integridad resultantes, puede verse influenciada por cambios en la dieta. Una dieta compuesta en su mayoría por grasas saturadas, colesterol y ácidos grasos trans producen membranas celulares que son mucho menos fluidas por naturaleza que las membranas de personas que consumen niveles óptimos de grasas monoinsaturadas y EPA y DHA de aceites de pescado.

Los aceites de pescado y los glóbulos blancos

  • Además de su papel esencial en la salud de la membrana celular, los ácidos grasos omega-3 también han demostrado afectar a la función inmune de este modo:
  • Regulando la expresión genética de los glóbulos blancos, que ayuda a regular la función inmune adecuada.
  • Reduciendo la producción de compuestos inflamatorios que pueden dañar al sistema inmunológico.
  • Mejorando la forma en que las células inmunitarias se comunican entre sí, conduciendo a una mejor función del sistema inmunológico.

Prostaglandinas

El cuerpo transforma también la EPA y DHA en compuestos conocidos como prostaglandinas, que llevan a cabo tareas importantes, incluyendo regular la inflamación. También ayudan a mantener la presión arterial y a regular la función cardiaca, digestiva y renal.

A través de sus efectos en las prostaglandinas, los omega-3 pueden mediar en muchos procesos fisiológicos, haciéndolos útiles en prácticamente todos los estados de la enfermedad.

Asuntos prácticos

Unos de los mayores avances en la medicina nutricional ha sido el desarrollo de los suplementos de aceite de pescado que contienen formas muy concentradas de omega-3, no teniendo al mismo tiempo peróxidos lípidos, metales pesados ni contaminantes medioambientales. Estos suplementos de "grado farmacéutico" son tan superiores a los primeros productos de aceite de pescado que están, literalmente, revolucionando la medicina nutricional.

Para la salud general, la dosis recomendada es de 1000 mg de EPA y DHA a diario. Lea la etiqueta cuidadosamente. Debería obtener 1000 mg de EPA y DHA, no 1000 mg de aceite de pescado. Para los fines terapéuticos como reducir la inflamación y las alergias o bajar los niveles de triglicéridos, la dosis recomendada es normalmente de 3000 mg de EPA y DHA por día.

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Bienestar

5 deficiencias de minerales comunes

Bienestar

Reinicie su reloj biológico para los cambios estacionales

Bienestar

Salud femenina: Los probióticos y el intestino