checkoutarrow
AR
Ayuda 24/7
beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements
Bienestar

Combata las enfermedades con estos estimulantes naturales de la inmunidad

7 Marzo 2019

En este artículo:

Cuando se trata de mantenerse sano, el sistema inmunológico es la primera línea de defensa natural del cuerpo. Un sistema inmunológico fuerte puede combatir las bacterias y los virus peligrosos antes de que se conviertan en enfermedades completas. Alguien que se enferma puede hacer frente a una infección más rápido si su sistema inmunológico se encuentra en pleno funcionamiento. Ya que gran parte depende de tener un sistema inmunológico fuerte, muchas personas se preguntan si es posible aumentar la fortaleza inmunológica.

El sistema inmunológico es muy complicado, pero en pocas palabras, su fortaleza puede aumentar ya sea consumiendo alimentos antimicrobianos o consumiendo alimentos que aumenten la producción de células del sistema inmunológico. El hecho de comer bien, hacer ejercicio de manera periódica y dormir lo suficiente puede marcar una gran diferencia. Es posible que haya ciertos suplementos que pueden ayudar a aumentar aún más la inmunidad al aumentar la producción de células que combaten enfermedades. Para reforzar el sistema inmunológico mediante métodos naturales, los siguientes remedios pueden servir.

Vegetales verdes naturales

En general, cualquier cosa que aumente la salud general de una persona debe estimular su sistema inmunológico. Un gran ejemplo de esto son las verduras de hoja verde. Las verduras de hoja verde oscuro están cargadas de micronutrientes importantes, antioxidantes y clorofila que ayudan a crear células fuertes y sanas. Las verduras crucíferas como el brócoli son particularmente útiles porque contienen compuestos que ayudan a reforzar el sistema inmunológico.

La manera más sencilla de obtener las ventajas de las verduras de hoja verde es comer más ensaladas y guarniciones que incluyan verduras como espinacas o col rizada. Sin embargo, puede haber aún más beneficios de las súper verduras como la espirulina y la hierba de trigo. Estos se pueden comer solos, pero su sabor fuerte y herbáceo es a menudo tan concentrado que la gente prefiere ingerirlos en forma de batidos o pastillas.

Mejorar la salud con suplementos de vitamina C

La vitamina C ha sido durante mucho tiempo una de las opciones más utilizadas. La mayoría de las investigaciones han demostrado que la vitamina C no evita que una persona contraiga una enfermedad. Sin embargo, aquellos que toman vitamina C tienen síntomas menos severos y tienden a mejorar más rápido. El aumento de la respuesta inmunitaria asociado con la vitamina C también se relaciona con la reducción de la inflamación incluso cuando las personas no están enfermas.

Existen muchas maneras de aumentar el consumo de vitamina C de una persona. Esta vitamina se puede encontrar en los cítricos, las fresas, el mango, el brócoli y la col rizada. También hay muchos suplementos excelentes para obtener vitamina C. Las personas pueden elegir entre formas básicas de píldoras o preparaciones especiales de vitamina C que contienen otros antioxidantes o electrolitos.

Inmunidad mediante probióticos

Esto puede parecer un poco fuera de lo convencional, pero puede ser posible combatir las bacterias malignas comiendo más bacterias. Los probióticos son tipos de bacterias beneficiosas que los seres humanos obtienen al ingerir ciertos tipos de alimentos fermentados. Cuando una persona consume alimentos probióticos, estas bacterias viajan a los intestinos donde continúan creciendo. Las bacterias probióticas combaten las bacterias peligrosas y ayudan al cuerpo a digerir mejor los alimentos.

Los probióticos se pueden encontrar en varios tipos de alimentos fermentados, como el yogur, el chucrut, el kimchi y el kombucha. Lea la etiqueta atentamente para asegurarse de que haya cultivos vivos en un posible alimento probiótico. También hay tés probióticos, polvos y suplementos que se pueden añadir a otros tipos de alimentos si se desea.

Jarabe de saúco natural

La baya del saúco puede ayudar a estimular el sistema inmunológico mediante diversos métodos. En primer lugar, tiene altas cantidades de vitamina C, por lo que ayuda a aumentar la actividad general del sistema inmunológico. La baya del saúco también tiene un efecto antiinflamatorio único cuando se aplica a las membranas mucosas, por lo que puede ayudar a reducir la inflamación de la garganta y la boca cuando las personas tienen resfriados.

Las bayas de saúco no se pueden comer crudas, por lo que puede requerir un poco de esfuerzo adicional para que el sistema inmunológico refuerce los efectos de estas bayas. A algunas personas les gusta tomar las bayas crudas y hervirlas con azúcar y agua para crear un jarabe. Quienes no deseen molestarse con todo lo que ese trabajo pueden encontrar opciones comerciales ya preparadas.

Añadir hongos saludables a una dieta

Los hongos están empezando a ganar un poco de atención en las comunidades de salud y nutrición porque estos tipos de hongos contienen algunos compuestos únicos. Resulta que muchos hongos tienen un tipo especial de compuesto polisacárido, y los estudios han descubierto que las inyecciones de estos compuestos pueden mejorar la función inmunológica. Los sujetos de prueba que tomaban suplementos de los polisacáridos tenían niveles más altos de linfocitos de células T que ayudan a combatir las bacterias peligrosas.

Casi todos los tipos de hongos contienen polisacáridos beneficiosos, pero los niveles en los distintos tipos de hongos pueden variar. Las mejores opciones parecen ser las que no son blancas. Las personas pueden aumentar la ingesta de polisacáridos consumiendo hongos maitake y shiitake. También hay cápsulas medicinales de hongos que contienen versiones deshidratadas de reishi y otros hongos para aquellos a quienes no les gusta el sabor de los hongos.

Jengibre natural seco o en jugo

El jengibre fresco es una excelente manera de estimular el sistema inmunológico. Es de gran utilidad porque contiene gingerol, un compuesto antiinflamatorio. El jengibre es un suplemento ideal del sistema inmunológico para consumir si una persona ya está enferma. Esto se debe a que sus propiedades antibacterianas ayudarán a eliminar grupos de bacterias en la garganta y la boca. También es útil para las personas con malestar estomacal porque ayuda a aliviar las náuseas.

Quienes tienen acceso a la raíz de jengibre fresca pueden obtener sus beneficios exprimiendo la fruta y mezclando el líquido con un poco de jugo de manzana o té de limón. Los consumidores que no pueden obtener jengibre fresco pueden probar los suplementos de raíz de jengibre.

Suplementos de vitamina D para combatir la gripe

La vitamina D es fundamental para la salud del sistema inmunológico porque ayuda al cuerpo a absorber otras vitaminas y nutrientes. Esta vitamina importante también es útil para crear tipos específicos de anticuerpos. Es de mucha ayuda para combatir enfermedades respiratorias como la gripe o la tuberculosis.

Es posible recibir vitamina D con solo pasar unos minutos sentados al sol. Sin embargo, aquellos a quienes no les gusta el calor ni los rayos UV tienen otras opciones. Trate de comer más pescado graso y nueces que contengan vitamina D.

Mejorar la inmunidad con ajo crudo

El ajo contiene muchos compuestos útiles que ayudan al sistema inmunológico a combatir enfermedades. El más útil es la alicina, pero existen varios otros compuestos de ajo que tienen propiedades antivirales y antifúngicas. Estos ingredientes ayudan al sistema inmunológico eliminando las bacterias peligrosas antes de que las células inmunitarias las encuentren. El ajo es también un tipo natural de anticoagulante, de modo que estimula la circulación y mejora la salud en general.

Dado que el ajo se utiliza en casi todos los tipos de cocina de todo el mundo, añadirlo a la dieta es sencillo. Sin embargo, la forma más efectiva es el ajo crudo, que puede ser bastante amargo. Quienes deseen todos los beneficios del ajo sin tener que tragar puñados de dientes de ajo crudos, deben buscar suplementos de ajo en su lugar.

Vitamina E natural a partir de nueces y aceites

La vitamina E es una vitamina liposoluble que se caracteriza principalmente por su capacidad de acelerar la cicatrización de las heridas y de reducir las cicatrices. Y resulta que la vitamina E también es útil para estimular el sistema inmunológico. Esta vitamina importante es fundamental para crear células sanas que realmente puedan combatir las enfermedades. Por desgracia, muchas personas tienen deficiencia de vitamina E porque con frecuencia se pasa por alto.

Como cualquier otro tipo de vitamina, los suplementos son siempre una opción útil. Sin embargo, también existen diversas formas de obtener vitamina E a través de una dieta natural. Debido a que es liposoluble, la vitamina D se encuentra sobre todo en alimentos grasos como las nueces, el aceite de oliva y el aceite de canola.

Mejorar la salud con jugo de granada

Las granadas son una excelente fuente de compuestos antibacterianos y antioxidantes que reducen la inflamación. Sus altos niveles de vitamina C estimulan aún más el funcionamiento del sistema inmunológico. Las granadas también contienen ingredientes que ayudan a reducir los niveles de colesterol y la aterosclerosis. Estos beneficios para la salud cardiaca son importantes porque el cuerpo necesita un sistema inmunológico que funcione bien para hacer circular los glóbulos blancos que combaten las enfermedades por todo el cuerpo.

Extraer todas las semillas frescas de granada de la fruta entera puede llevar un poco de tiempo, así que algunas personas prefieren simplemente obtener los beneficios de la granada a partir del jugo. Quienes hacen esto simplemente deben tener cuidado de no comprar opciones poco saludables con cantidades excesivas de azúcar añadida.

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Bienestar

5 deficiencias de minerales comunes

Bienestar

Reinicie su reloj biológico para los cambios estacionales

Bienestar

Salud femenina: Los probióticos y el intestino