Su preferencia se ha actualizado para esta sesión. Para cambiar permanentemente los ajustes de su cuenta, vaya a
Recuerde que puede actualizar su país o idioma de preferencia en cualquier momento en
checkoutarrow
AR
beauty2 heart-circle sports-fitness food-nutrition herbs-supplements

9 condiciones de salud que pueden aprovechar los suplementos de zinc

Por el Dr. Michael Murray, médico naturópata

Actualizado el 17 de febrero de 2021                Publicado en marzo de 2018

En este artículo:


‌‌‌‌¿Qué es el zinc?

Zinc iEl zinc es un oligoelemento fundamental presente en todas las células del cuerpo humano. Principalmente funciona como un componente en más de 200 enzimas. Las enzimas usan el zinc para desarrollar muchos compuestos y componentes estructurales esenciales para el funcionamiento del cuerpo humano. De hecho, el zinc interviene en más reacciones enzimáticas que cualquier otro mineral.  

La mayoría de las enzimas se componen de una proteína y de un mineral esencial y posiblemente de una vitamina. Si una enzima carece del mineral o la vitamina esencial, no puede funcionar correctamente. Si los índices del zinc son bajos, prácticamente se alteran los sistemas del cuerpo por su papel central en tantas enzimas. Además de su papel en las enzimas, el zinc es necesario para la correcta actuación de muchas de las hormonas corporales, como la insulina, la hormona del crecimiento y las hormonas sexuales como la testosterona y el estrógeno. 

Unos niveles adecuados de zinc son totalmente esenciales para una buena salud. Los efectos beneficiosos del zinc son amplios. Es particularmente importante para la correcta función inmunitaria, la cicatrización de heridas, las funciones cerebrales y sensoriales, la función sexual y la salud de la piel.

Aunque  la deficiencia severa  de zinc es muy rara en los países desarrollados, existe la creencia de que muchas personas en todo el mundo, incluso en los Estados Unidos, presentan una leve deficiencia de zinc, especialmente en la población infantil y en la de edad avanzada. La deficiencia de zinc puede deberse a la disminución de la ingesta o al aumento de su utilización. Los estudios dietéticos señalan que la ingesta media de zinc varía entre el 47 % y el 67 % de la ración dietética recomendada (RDA). La detección de una carencia marginal de zinc es compleja,1  pero puede reflejarse por una mayor susceptibilidad a la depresión, las infecciones, una disminución del sentido del gusto o del olfato y una serie de trastornos cutáneos menores, como el acné y la mala cicatrización de las heridas. Otros resultados físicos que a veces se correlacionan con un bajo nivel de zinc son la disminución de la capacidad de visión nocturna o con poca luz, el retraso en el crecimiento y el desarrollo de los niños, la atrofia testicular, las úlceras bucales, la capa blanca en la lengua y la halitosis (mal aliento).

‌‌‌‌¿Qué condiciones de salud están relacionadas con la deficiencia de zinc?

Disminución de la ingesta:

  • Infecciones/inflamaciones agudas
  • Cirrosis alcohólica
  • Alcoholismo
  • Anorexia nervosa
  • Quemaduras
  • Post-trauma
  • Deficiencia proteica
  • Dieta vegetariana
  • Hambre

Reducción de la absorción:

  • Alcoholismo
  • Enfermedad celíaca
  • Pérdida crónica de sangre
  • Diabetes mellitus
  • Diarrea
  • Dietarica en fibra 
  • Alta proporción  de calcio y: zinc en la dieta
  • Alta proporción dehierroy zinc en la dieta
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Resección intestinal
  • Enfermedades del hígado
  • Insuficiencia pancreática

Mayor exigencia:

  • Edad avanzada
  • Embarazo y lactancia
  • Uso de anticonceptivos orales
  • Ritmo de crecimiento y pubertad

‌‌‌‌¿Qué condiciones de salud se benefician de la ingesta de suplementos de zinc?

El zinc juega un papel muy importante en la salud general. No se puede exagerar su importancia. Asimismo, es muy importante para afrontar muchos problemas de salud específicos, especialmente en los casos en que los niveles de zinc pueden ser bajos. 

El apoyo científico a los suplementos de zinc está muy bien apoyado en la literatura médica, ya que se han realizado más de 1.000 estudios a ciegas y controlados por placebo en los que se demostró que la suplementación de zinc era beneficiosa para muchos tipos de retos diferentes y para restablecer la salud. A continuación se presentan algunos de los retos de salud que cuentan con mayor apoyo y necesidad aparente de la administración de suplementos de zinc:

  • Acné y otros problemas de piel
  • Salud cerebral, sueño y humor
  • Refuerzo del sistema inmunológico y el resfriado común
  • Diabetes
  • Degeneración macular
  • Función sexual masculina
  • Embarazo
  • Síndrome premenstrual
  • Artritis reumatoide e inflamación

1. Artritis reumatoide e inflamación

Zinc es un suplemento de gran importancia para favorecer la estructura y salud de la piel, el cabello y las uñas. Se ha comprobado que la administración de suplementos de zinc aporta beneficios considerables en la mejora de estos problemas. Fortalece las uñas, es esencial para el crecimiento y la textura del cabello y es necesario para que la piel conserva la hidratación (agua) y el contenido de grasa adecuados.

La administración de suplementos de zinc es especialmente beneficiosa cuando la piel está estresada por el acné, ya que ejerce efectos beneficiosos tanto en la producción de sebo como en el metabolismo hormonal. Los niveles bajos de zinc están a menudo presentes en los adolescentes y pueden ser un factor de riesgo predisponente para el acné. Algunos estudios doble ciego han demostrado que la administración de suplementos de zinc produce unos efectos similares a los de la tetraciclina (un antibiótico) en el acné superficial y unos resultados superiores en el acné más profundo.2,3 Aunque algunos de los participantes en estos estudios experimentaron una mejora espectacular de forma inmediata, la mayoría necesitó 12 semanas de administración de suplementos antes de obtener buenos resultados. Así que, tenga paciencia.

También se ha demostrado que el zinc es beneficioso para favorecer la cicatrización de las heridas. Este efecto es sumamente importante en las personas con diabetes, ya que tienen riesgo de sufrir una mala cicatrización de las heridas y las consiguientes infecciones. Lo mismo ocurre con las personas propensas a los forúnculos y la foliculitis. 

En un estudio doble ciego realizado en 60 pacientes con úlceras de pie diabético de grado 3 quedó claramente demostrada la importancia del zinc para la cicatrización de las heridas.4 Los pacientes a los que se les administró 50 mg de zinc (sulfato) diariamente mostraron mejoras significativas después de 12 semanas en la cicatrización de las úlceras, así como un mejor seguimiento de la glucemia, la capacidad antioxidante total en sangre, los niveles de glutatión en sangre y una disminución de los marcadores de inflamación. Todas estas mejoras son el resultado aparente del restablecimiento de los niveles adecuados de zinc en el organismo.

2. Salud cerebral, calidad del sueño y estado de ánimo

La carencia de zinc provoca profundos trastornos en la química del cerebro que dan lugar a la depresión y al deterioro de las funciones mentales en los seres humanos. La carencia de zinc es una de las deficiencias nutricionales más comunes tanto en niños como en personas mayores, y está considerado como un factor determinante en el desarrollo de una mala función mental y de la memoria así como de un estado de ánimo bajo en estos grupos de edad. No resulta sorprendente que los estudios clínicos con suplementos de zinc muestren algunos efectos beneficiosos en la mejora del estado de ánimo y de algunos aspectos de la función mental tanto en niños como en ancianos.5

La carencia de zinc también es muy común en algunas regiones del mundo, por ejemplo, en Oriente Medio. En un estudio realizado en Irán, la ingesta dietética de zinc (resultó significativamente menor entre los sujetos con síntomas de depresión de leves a graves que entre los que no presentaban síntomas depresivos o ellos eran mínimos.6

Las personas con exceso de peso o con un mal control del azúcar en la sangre son otro grupo de personas en las que la deficiencia de zinc podría ser un factor subyacente en el bajo nivel de ánimo y la función cerebral. En un estudio, se asignó aleatoriamente a 50 sujetos con sobrepeso en dos grupos y recibieron 30 mg de zinc (monometionina) o placebo diariamente durante 12 semanas. Los suplementos de zinc mejoraron las puntuaciones del estado de ánimo, además de un marcador biológico de producción de nuevas células cerebrales, en comparación con el grupo del placebo.7

Algunos de los beneficios del zinc para mejorar el estado de ánimo pueden ser consecuencia de la mejora de la calidad del sueño. En un estudio clínico doble ciego, 54 enfermeras de la unidad de cuidados intensivos (UCI) que tomaron 50 mg de zinc (sulfato) una vez cada tres días durante un mes experimentaron mejoras significativas en la calidad del sueño. Estas mejoras correspondieron al aumento de los niveles de zinc en la sangre.8 

3. Resfriado común

El zinc participa en prácticamente todos los aspectos de la función inmunitaria. De hecho, el zinc se ha denominado el "guardián” de la función inmunológica.9 Los suplementos de zinc han demostrado poder revertir la baja función inmunológica, en especial el deterioro de la inmunidad característica del envejecimiento.10,11 Es posible que este efecto se deba al restablecimiento de los niveles sanguíneos de timulina (una hormona producida por la glándula del timo). Normalmente, al envejecer se reduce el nivel de timulina y de otras hormonas del timo que refuerzan el sistema inmunitario. La disminución de estas hormonas conlleva al deterioro de la función inmunitaria y al aumento del riesgo de infección. Al restablecer los niveles de timulina, los suplementos de zinc permiten mejorar notablemente la función inmunitaria. Otro de los efectos de la administración del suplemento de zinc observado en los estudios realizados en los ancianos es que mejoró el estado de nutrición general. Dicho efecto pone de manifiesto la relevancia del zinc en la correcta absorción y aprovechamiento de otros nutrientes.

El Zinc también tiene cierta actividad antivírica directa, incluyendo la actividad antiviral contra varios virus que puedan causar el resfriado común.12 El uso de suplementos de zinc, especialmente en forma de pastillas, parecen ser de mucho valor cuando se está resfriado. Sin embargo, mientras algunos estudios mostraron grandes resultados, otros no lo hicieron.13 Se piensa que esta inconsistencia se debió a una formulación ineficaz de las pastillas en los estudios negativos. Para que el zinc resulte eficaz, tiene que estar libre (ionizado) en la saliva. El ácido cítrico parece reducir la eficacia. Por lo tanto, asegúrese de utilizar pastillas de zinc sin ácido cítrico. Cuando se utilicen pastillas con zinc para aliviar el dolor de garganta o el resfriado común, también es importante no comer ni beber frutas o zumos cítricos 1/2 hora antes y después de disolver la pastilla, ya que el ácido cítrico anulará el efecto del zinc.

4. La diabetes y el control del azúcar en la sangre

En este sentido, elZinc interviene en prácticamente todos los aspectos del metabolismo de la insulina: síntesis, secreción y utilización. Lamentablemente, la deficiencia de zinc es frecuente en los pacientes con diabetes.14 Y sin suficiente zinc, la insulina simplemente deja de funcionar correctamente. Es esencial la administración de suplementos de zinc, así como de prácticamente todas las demás vitaminas y minerales hidrosolubles, ya que las personas con diabetes suelen excretar demasiado zinc y otros nutrientes hidrosolubles a través de la orina. Varios estudios demuestran que la administración de suplementos de zinc contribuye a mejorar la sensibilidad a la insulina en personas con prediabetes o diabetes.15 Como se ha comentado antes, el zinc es también importante para la correcta cicatrización de las heridas y la función inmunitaria, que es fundamental en la diabetes.

4. Función sexual masculina

El zinc es fundamental para la función sexual masculina. Participa en el metabolismo de las hormonas, en la formación de los espermatozoides y en su movimiento. La deficiencia de zinc tiene como característica, entre otras muchas, la disminución de los niveles de testosterona y del recuento de espermatozoides. Los niveles de zinc normalmente son mucho más bajos en los hombres infértiles con bajos recuentos de esperma, lo cual indica que un bajo estado de zinc podría ser el factor que contribuye a la infertilidad. Varios estudios a doble ciego demuestran que la administración de suplementos de zinc puede mejorar el recuento y la movilidad de los espermatozoides. En especial, es eficaz para aumentar el número de espermatozoides en los hombres que presentan niveles bajos de testosterona.16

6. Degeneración macular

Se demostró que el zinc es ventajoso para disminuir la pérdida de la visión en el tratamiento de la degeneración macular asociada con la edad (DMAE). Zinc desempeña un papel fundamental en el metabolismo de la retina, y los ancianos corren un gran riesgo de padecer una deficiencia de zinc.17 Además de los estudios con una combinación de nutrientes, el zinc por sí solo demostró mejorar la DMAE. De hecho, a raíz de los impresionantes resultados de la administración de suplementos de zinc, se realizaron los famosos estudios sobre las enfermedades oculares relacionadas con la edad, realizados por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

‌‌‌‌7. Embarazo

Los niveles bajos de zinc zinc se asocian a nacimientos prematuros, al bajo peso al nacer, al retraso en el crecimiento y a la preeclampsia (un trastorno grave del embarazo, que se asocia a la elevación de la presión arterial, la retención de líquidos y a la pérdida de proteínas en la orina). Algunos estudios sobre la administración de suplementos de zinc durante el embarazo demuestran que el grupo que recibió suplementos de zinc demostró tener un mayor peso corporal y un mayor perímetro cefálico que el grupo que recibió placebo, así como menos complicaciones en el embarazo.18

8. Síndrome premenstrual

El síndrome premenstrual es un fenómeno común para muchas mujeres durante sus años reproductivos. Los factores nutricionales parecen ser un factor subyacente. Para muchas mujeres, puede que el zinc sea el nutriente clave a la hora de equilibrar las cosas, ya que diversos estudios clínicos han demostrado beneficios positivos. Por ejemplo, como resultado de un ensayo clínico doble ciego realizado en 60 mujeres jóvenes universitarias, las que recibieron 30 mg/día de zinc experimentaron mejoras notables en las valoraciones de la calidad de vida, especialmente en lo relativo a los aspectos físicos (niveles de energía, calidad del sueño, disminución de la sensibilidad mamaria, etc.) y psicológicos (p. ej., valoraciones del estado de ánimo) en las evaluaciones de la calidad de vida de las mujeres jóvenes con síndrome premenstrual.19,20

9. Artritis reumatoidea

El zinc posee efectosantioxidante  s ;así como funciones en la enzima antioxidante superóxido dismutasa (cobre-zinc SOD). Los niveles de zinc normalmente se reducen en pacientes con artritis reumatoide y otras enfermedades inflamatorias. Varios estudios utilizaron la administración de suplementos de zinc para restaurar sus niveles adecuados en la artritis reumatoide, y algunos de ellos demostraron las mejoras correspondientes en las funciones relacionadas con el zinc.21 La mayoría de los estudios usaron zinc en forma de sulfato de zinc. Es posible que los resultados sean mejores si se utiliza un tipo de zinc más absorbible.

‌‌‌‌¿Cuál es la dosis habitual de zinc?

En los adultos, el rango de dosis para   la administración de suplementos de zinccomo apoyo a la salud general y durante el embarazo o la lactancia es de 15 a 20 mg. En el caso de los niños, la dosis oscila entre 5 y 10 mg. En el caso de que los suplementos de zinc se usen para atender problemas de salud específicos, el rango de dosis para los hombres es de 30 a 45 mg; para las mujeres, de 20 a 30 mg. No es necesario superar este nivel de dosificación.

Durante el resfriado común, utilice pastillas que aporten entre 15 y 25 mg de zinc elemental y disuélvalas en la boca cada dos horas de actividad tras una dosis doble inicial. Continúe hasta siete días. Debido a que las dosis elevadas de zinc podrían perjudicar la función inmunitaria, hay que evitar una ingesta diaria de más de 150 mg de zinc durante más de una semana.

‌‌‌‌¿Qué tipos de zinc existen?

En la actualidad existen muchas formas de zinc para elegir. A pesar de que muchos estudios clínicos utilizan el sulfato de zinc, esta forma no se absorbe tan bien como otras, por ejemplo, el picolinato de zinc, el acetato, el citrato, el bisglicinato, el óxido o la monometionina, todas ellas excelentes formas de zinc. Existen pruebas de que cada una de estas modalidades se absorbe muy bien y produce beneficios. La gran mayoría de las pastillas con zinc se fabrican a base del gluconato de zinc, el cual parece una forma eficaz para esta aplicación.

‌‌‌‌¿Cuáles son los posibles efectos secundarios de los suplementos de zinc?

Si los suplementos de zinc se toman con el estómago vacío ( especialmente si se trata de sulfato de zinc), pueden provocar molestias gastrointestinales y náuseas. La ingesta continuada de más de 150 mg al día puede provocar anemia, reducción de los índices de colesterol HDL y disminución de la función inmunitaria.

‌‌‌‌¿Tiene el zinc alguna interacción con los medicamentos?

Además, es posible que el zinc disminuya la absorción de la tetraciclina y la ciprofloxacina. Tome un suplemento de zinc al menos 2 horas antes o después de tomar estos antibióticos.

La utilización de las siguientes drogas aumenta la pérdida de zinc del cuerpo o interfiere con su absorción: aspirina; AZT (azidotimidina); captopril; enalapril; estrógenos (anticonceptivos orales y Premarin®); penicilamina; y la clase de diuréticos tiazida. Es posible que sea necesario administrar suplementos para mantener el nivel de zinc en las personas que toman estos fármacos.

Referencias:

  1. King JC. Zinc: an essential but elusive nutrient. Am J Clin Nutr. 2011 Agosto;94(2):679S-84S.
  2. Dreno B, Moyse D, Alirezai M, et al. Acne Research and Study Group. Multicenter randomized comparative double-blind controlled clinical trial of the safety and efficacy of zinc gluconate versus minocycline hydrochloride in the treatment of inflammatory acne vulgaris. Dermatology. 2001;203(2):135-40.
  3. Meynadier J. Efficacy and safety study of two zinc gluconate regimens in the treatment of inflammatory acne. Eur J Dermatol. 2000 Junio;10(4):269-73. PMID: 10846252.
  4. Momen-Heravi M, Barahimi E, Razzaghi R, et al. The effects of zinc supplementation on wound healing and metabolic status in patients with diabetic foot ulcer: A randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Wound Repair Regen 2017 May;25(3):512-520.
  5. Warthon-Medina M, Moran VH, Stammers AL, et al. Zinc intake, status and indices of cognitive function in adults and children: a systematic review and meta-analysis. Eur J Clin Nutr. 2015 Jun;69(6):649-61.
  6. Gonoodi K, Moslem A, Ahmadnezhad M, et al. Relationship of Dietary and Serum Zinc with Depression Score in Iranian Adolescent Girls. Biol Trace Elem Res. 2018 Nov;186(1):91-97.
  7. Solati Z, Jazayeri S, Tehrani-Doost M, Mahmoodianfard S, Gohari MR. Zinc monotherapy increases serum brain-derived neurotrophic factor (BDNF) levels and decreases depressive symptoms in overweight or obese subjects: a double-blind, randomized, placebo-controlled trial. Nutr Neurosci. 2015 May;18(4):162-8. 
  8. Baradari AG, Alipour A, Mahdavi A, et al. The Effect of Zinc Supplementation on Sleep Quality of ICU Nurses: A Double Blinded Randomized Controlled Trial. Workplace Health Saf. 2018 Apr;66(4):191-200.
  9. Wessels I, Maywald M, Rink L. Zinc as a Gatekeeper of Immune Function. Nutrients. 2017 Nov 25;9(12). pii: E1286. 
  10. Mocchegiani E, Romeo J, Malavolta M, et al. Zinc: dietary intake and impact of supplementation on immune function in elderly. Age (Dordr). 2013 Jun;35(3):839-60. 
  11. Barnett JB, Dao MC, Hamer DH, et al. Effect of zinc supplementation on serum zinc concentration and T cell proliferation in nursing home elderly: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Am J Clin Nutr. 2016 Mar;103(3):942-51.
  12. Read SA, Obeid S, Ahlenstiel C, Ahlenstiel G. The Role of Zinc in Antiviral Immunity. Adv Nutr. 2019 Jul 1;10(4):696-710.
  13. Hulisz D. Efficacy of zinc against common cold viruses: an overview. J Am Pharm Assoc (2003). 2004 Sep-Oct;44(5):594-603.
  14. Fernández-Cao JC, Warthon-Medina M, Hall Moran V, Arija V, Doepking C, Lowe NM. Dietary zinc intake and whole blood zinc concentration in subjects with type 2 diabetes versus healthy subjects: A systematic review, meta-analysis and meta-regression. J Trace Elem Med Biol. 2018 Sep;49:241-251.
  15. Ruz M, Carrasco F, Rojas P, et al. Nutritional Effects of Zinc on Metabolic Syndrome and Type 2 Diabetes: Mechanisms and Main Findings in Human Studies. Biol Trace Elem Res. 2019 Mar;188(1):177-188. 
  16. Beigi Harchegani A, Dahan H, Tahmasbpour E, et al. Effects of zinc deficiency on impaired spermatogenesis and male infertility: the role of oxidative stress, inflammation and apoptosis. Hum Fertil (Camb). 2020 Apr;23(1):5-16. 
  17. Gilbert R, Peto T, Lengyel I, Emri E. Zinc Nutrition and Inflammation in the Aging Retina. Mol Nutr Food Res. 2019 Aug;63(15):e1801049. 
  18. Wilson RL, Grieger JA, Bianco-Miotto T, Roberts CT. Association between Maternal Zinc Status, Dietary Zinc Intake and Pregnancy Complications: A Systematic Review. Nutrients. 2016 Oct 15;8(10):641
  19. Jafari F, JT Mohammad, Farhang A, Amani R. Effect of zinc supplementation on quality of life and sleep quality in young women with premenstrual syndrome: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Arch Gynecol Obstet. 2020 Sep;302(3):657-664.
  20. Jafari F, Farhang A, JT Mohammad. Effect of Zinc Supplementation on Physical and Psychological Symptoms, Biomarkers of Inflammation, Oxidative Stress, and Brain-Derived Neurotrophic Factor in Young Women with Premenstrual Syndrome: a Randomized, Double-Blind, Placebo-Controlled Trial. Clinical Trial Biol Trace Elem Res. 2020 Mar;194(1):89-95.
  21. Bonaventura P, Benedetti G, Albarède F, Miossec P. Zinc and its role in immunity and inflammation. Autoimmun Rev. 2015 Apr;14(4):277-85. 
 

Artículos relacionados

Mostrar Todos

Bienestar

¿El NAD+ sirve de verdad? Por qué esta coenzima podría ser la clave del antienvejecimiento

Bienestar

¿Por qué el colágeno marino puede ser una mejor opción en su caso?

Bienestar

¿Ha oído hablar del betacaroteno? A continuación, los 5 principales beneficios